(Español) Reportaje gráfico: La liberación entra en dos nuevas fincas y reforesta dos ojos de agua

Leider ist der Eintrag nur auf Europäisches Spanisch verfügbar. Der Inhalt wird unten in einer verfügbaren Sprache angezeigt. Klicken Sie auf den Link, um die aktuelle Sprache zu ändern.

Entramos en dos nuevas fincas

Este viernes 18 de octubre abrimos un nuevo punto de liberación entrando en dos fincas de la agroindustria cañera que esclaviza la Madre Tierra en el norte del Cauca. Las fincas son Chimán y Moras 2. Ver comunicado del Proceso de liberación de Uma Kiwe.

Primer cambuche construido en las nuevas fincas.
Una de las primeras acciones fue el corte de caña. Otros liberadores y liberadoras construyeron un cambuche construido con guadua y hoja de caña.

 


Una parte de la comunidad liberadora se dedicó a sembrar plátano y maíz. En esta ocasión alistaron colinos ya grandes, para ganar un poco de tiempo. Al fondo se puede ver al esmad, policía antiliberación, agentes del estado que son contratados por la agroindustria cañera para desalojarnos. En cinco años no han logrado desalojarnos ni una sola vez.

 


Otro cambuche para escamparnos, para sombrearnos.

 


El esmad llegó lanzando gases, recalzadas y balas. Es esmad es policía antiliberación, antiprocesos populares en todas Colombia. Son agentes del Estado. Sin embargo, cuando hacen operativos de desalojo son contratados por los ingenios azucareros. Es decir que el estado colombiano es contratista de Ardila Lule, el dueño o inversionista de varios ingenios en Colombia.

 


Esta vez no reportamos heridos ni golpeados. Sin embargo, en cinco años, en más de 300 intentos de desalojo hemos contado más de 600 personas afectadas por los ataques del estado colombiano, entre heridos y lisiados.

Iniciamos la reforestación de los ojos de agua

En la misma fecha en que entramos en dos nuevas fincas para sumarlas al proceso de liberación, iniciamos la reforestación de los ojos de agua.

En las fincas en proceso de liberación hay varios ojos de agua que se resisten a desaparecer, le dan la pelea a la agroindustria cañera. También por estas fincas cruzan ríos y arroyos que han soportado la invasión de la caña hasta sus orillas. Sintiendo este dolor de Uma Kiwe, nuestra Madre Tierra, en el Tercer Encuentro Internacional de liberadoras y liberadores de la Madre Tierra que realizamos en agosto pasado en La Albania, punto de liberación, nos comprometimos a iniciar la reforestación y cuidado de las cuencas y ojos de agua. También a convocar a otros procesos y pueblos a acompañarnos en este proceso. Antes convocábamos a mingas de corte de caña. Ahora convocamos también a mingas de reforestación.


Una abuela y su nieto iniciaron la reforestación de un ojo de agua que queda cerca del cambuche donde viven. Aquí están sembrando una estaca de nacedero, una planta nativa que atrae el agua, la chupa de las entrañas de la tierra hacia la superficie.

 


Este ojo de agua que ha resistido el ataque sistemático de la agroindustria cañera durante más de un siglo. El Proceso de liberación de Uma Kiwe ha iniciado una etapa de cuidado y restauración del agua en las fincas en proceso de liberación. En más de 3000 hectáreas de tierra ya no crece caña donde antes crecía. Crece el monte, retornan los animales silvestres, retorna el Duende, un espíritu cuidandero de la Madre Tierra. La liberación ha iniciado la reforestación en los alrededores de este ojo de agua. En próximos días vendrá la labor de cercado para evitar que las vacas lo afecten.

 


Siembra de nacedero y ortigo en estacas. Esta técnica es muy usada por la facilidad y rapidez de propagación. Árboles como el ortigo y el nacedero son seres que succionan el agua del subsuelo para mantener el caudal de los ríos y hacer que los ojos de agua lloren. Pero no de tristeza, si no de la risa, de la cosquillita de la vida. Mucho más hacen los árboles, pero será tema de otros reportajes.

 


Aquí la comunidad liberadora se reunió a sembrar nacedero, ortigo y platanillo. La fecha se había fijado hace 15 días. Allí se recomendó que cada persona trajera ya listas las estacas para sembrar. Una familia trajo también platanillo desde una vereda cercana.

 


En días pasados, antes y después del Tercer Encuentro Internacional, recorrimos los puntos de liberación, acompañados y acompañadas de compas sabedoras y sabedores de abejas nativas y reforestación con plantas nativas. Reconocimos las plantas que viven junto a los riachuelos y vimos la necesidad y nos propusimos recoger semillas e iniciar viveros en algunos puntos de liberación, labor que haremos en próximas lunas. Aquí recorremos un arroyo o quebrada en La Emperatriz, punto de liberación.

 


“La reforestación se nos va a volver parte de la vida” dijo un liberador durante las labores de siembra. En uno de los puntos de liberación se decidió trabajar una vez por semana en adelante. Otros puntos de liberación iniciarán en próximas lunas. Estas acciones no tienen ningún subsidio de ninguna entidad, es una iniciativa autónoma y autogestionada. No andamos pensando en el Protocolo de Kioto ni en sus bonos de carbono. Cultivamos aire y agua porque es parte de la vida bonita y nos gusta vivir bonito.

Lo que buscamos es que abunde el monte, que abunde el agua, el aire y los animales. Que plantas, animales, espíritus y gente vivamos sabroso en estas tierras. Esa es nuestra lucha de liberación, nuestro pequeño aporte a las luchas mundiales para derrotar el capitalismo.

 

En próximas lunas lanzaremos una convocatoria para que más gente se sume a las mingas de reforestación. También nos pondremos en la tarea de conseguir alambre y todo lo necesario para proteger los ojos de agua. Y en alistar lo necesario para instalar los viveros en al menos dos puntos de liberación. Otra parte de este tejido, que les contaremos más adelante, es iniciar acciones económicas como ampliar el cultivo de comida en sitios estratégicos y venta de una bebida artesanal para brindar y alegrar.

Por Minga de comunicación del Proceso de liberación de la Madre Tierra.

Leave a Reply