(Español) Para los pueblos no cesa la horrible noche y los ricos hacen su fiesta en paz

Leider ist der Eintrag nur auf Europäisches Spanisch verfügbar. Der Inhalt wird unten in einer verfügbaren Sprache angezeigt. Klicken Sie auf den Link, um die aktuelle Sprache zu ändern.

Durante las últimas semanas, los grupos violentos que van surgiendo en el norte del Cauca han dejado un reguero de sangre: atentados contra la guardia y autoridades indígenas, asesinato de guardias indígenas, asesinato de personas de fuera de la región cuyos cuerpos son abandonados en fincas en proceso de liberación. Hoy dos guardias fueron asesinados y otros dos fueron heridos en un atentado con armas de fuego en la vereda los Chorros.

Con estas acciones los grupos violentos se ponen al servicio del narcotráfico y favorecen la estrategia de los grupos de poder político, económico y militar, ligados al gobierno y al uribismo, que en Colombia buscan desestabilizar y acabar procesos sociales alternativos; buscan crear la ‘tormenta perfecta’. No en vano hay 35 mil soldados en el norte del Cauca. Esta es la famosa paz de que hablan los gobiernos: copamiento militar y distracción, una estrategia para que los ricos hagan su fiesta en paz mientras para los pueblos no cesa la horrible noche.

Como parte del proceso indígena que somos nos pronunciamos en favor de la guardia indígena y de la vida. Conocemos el dolor de la muerte, por eso como Proceso de liberación nos solidarizamos con las familias que han perdido a sus seres queridos por el hecho de mantener una posición clara y por no ceder en la defensa de la vida.

Los procesos y luchas presentes en el Tercer Encuentro internacional nos manifiestan su solidaridad y respaldo para con la lucha indígena.

Animamos a las comunidades del norte del Cauca a mantenernos unidos y rodeando a nuestras autoridades indígenas y a no caer en la trampa de terror y miedo que el poder nos tiende. A la guardia indígena animamos a no desfallecer ante el ataque de los violentos. En la liberación también hemos perdido a compañeros liberadores y sufrido amenazas de grupos paramilitares y nuestra mayor fortaleza ha sido no caer en la trampa del miedo y por tanto a no dejarnos llevar por la presión de los grupos violentos.

El norte del Cauca es nuestra casa, nuestro hogar para vivir y liberar. Junto con los kiwe thegnas aquí nos mantendremos.

Llamamos a los pueblos y luchas del mundo a seguir juntándonos en la defensa de la vida y de los procesos alternativos. Hagámonos fuertes en cada lucha y desde cada rincón derrotemos el monstruo capitalista.

Proceso de liberación de la Madre Tierra

Pueblo nasa, norte del Cauca, Colombia

Leave a Reply